Consejos para aumentar el Valor de la empresa de cara a Venderla

Consejos para aumentar el Valor de la empresa de cara a Venderla

Conocer y aumentar el valor de la empresa es muy importante para encarar mejor diferentes circunstancias que pueden surgir a lo largo de su trayectoria: procesos de financiación, ampliación de capital, búsqueda de nuevos inversores u operaciones de compraventa (M&A).

Si tu intención es vender tu empresa, o lo estás considerando para un futuro próximo, quizás pensando en tu jubilación, es fundamental que tengas una idea lo más cercana a la realidad de lo que vale financieramente tú negocio.

 Los métodos más destacados para saber el valor de una empresa

En economía existen diferentes métodos para obtener el valor financiero de tu compañía: Descuento de flujos de caja, aplicación de Múltiplos, Valores contables y patrimoniales, y por supuesto también el cálculo del valor de liquidación.

En otros artículos explicaremos mejor cada método de valoración de empresas, por el momento hacemos un resumen de 3 métodos muy utilizados:

 

 1.- Descuento de flujos de caja (DCF, discounted cash flows):

Este método analiza y estima los resultados futuros de una compañía, en base a los datos actuales, para establecer el valor de la sociedad  en el presente a partir de la actualización de los flujos de tesorería esperados, descontándolos a un tipo de interés de mercado que incluye una tasa de riesgo según el sector y circunstancias de la empresa.

Es decir, se trata de calcular el valor de la empresa actual basándonos en un período futuro de resultados previstos, (5 años, por ejemplo) partiendo de unos flujos de caja estimados para cada año y actualizados al valor financiero que tendrían al día de hoy. Para dicho cálculo se utiliza una fórmula financiera bastante estandarizada.

 Después de medir el valor de la empresa a través de este método, es útil calcular el mismo a través de una valoración por múltiplos.

 

2.- Valoración por Múltiplos

En esta metodología se estima el valor de una sociedad a partir de los múltiplos obtenidos de operaciones de compraventa de sociedades similares.

Estos ratios se encuentran implícitos en las sociedades cotizadas y son más  o menos públicos y comparables y se aplican a las principales magnitudes financieras de las sociedades cuyo valor se quiere estimar.

Con estos ratios se consigue el valor (o precio) de la sociedad aplicando un múltiplo  a una o varias de sus principales magnitudes financieras: cifra de negocio, EBITDA, EBIT, beneficio neto, etc.

Por ejemplo, si sabemos que una empresa del mismo sector y tamaño que la nuestra se ha vendido por un precio que representa 5 veces su EBITDA (Beneficio bruto), el precio de nuestra empresa sería nuestro propio EBITDA * 5 = Valor empresa.

Pero esto es un ejemplo muy simplificado ya que es casi imposible encontrar dos empresas iguales, y por tanto habrá que hacer bastantes ajustes en cada caso, por ejemplo dependiendo del nivel de deudas que tenga cada empresa.

 En general, para poder aplicar sólo este método tiene que haber un número representativo de empresas que se puedan comparar con la sociedad a valorar.

 

 3.-  Cálculo del valor de liquidación

 Este método para valorar una empresa se aplica únicamente en aquellas compañías que vayan a cesar su actividad en un futuro muy próximo por las razones que sean, y por supuesto es el sistema menos deseable de todos.

Se basa en realizar una tasación de todos los activos de la empresa, (maquinaria, existencias, equipos, instalaciones, inmuebles, etc.), así como valorar sus deudas actuales, y por tanto la diferencia entre activos y pasivos nos dará su valor de venta.

El valor de la empresa con este método siempre será muy inferior a su valor con cualquiera de los demás sistemas financieros, que valoran implícitamente la continuidad futura de la empresa para generar beneficios.

Una vez que ya tengas una aproximación de cuánto vale tu empresa, es posible que te plantees como aumentar su valor para poder obtener un rendimiento mayor en el proceso de venta.

 

¿Cómo aumentar el valor de una empresa para venderla?

Si quieres que tu compañía sea atractiva de cara a los inversores, te sugerimos que antes de ponerla a la venta, esta tenga lo siguiente:

 1.- Base de clientes diversificada: Los compradores prefieren que cada uno de los clientes representen entre un 8 y un 10% de las ventas como máximo. Esto reduce el riesgo de la operación, ya que, si tras la venta, un cliente se queda por el camino supondrá una pérdida más baja que en el caso que los mismos sumen el 25% o el 40% de la facturación total.

Para diversificar el negocio, se recomienda seguir una estrategia. Una de las opciones incluidas en dicho plan que utilizan las grandes y medianas empresa contempla la compra de otras pequeñas empresas para ampliar y diversificar clientes, mercados y productos, y así conseguir una valoración financiera futura mucho mayor.

2.- Ingresos Recurrentes: para los inversores las empresas siempre son mucho más interesantes y valoradas si pueden demostrar una facturación estable y sostenida durante muchos años, y sobre todo si tienen una cartera de clientes muy fidelizada que les asegura que se mantendrán estos ingresos durante años.

3.- Crecimiento de los beneficios: Las empresas más atractivas para comprar son evidentemente aquellas que no solo tienen ingresos recurrentes, sino que estos aumentan año tras año. En este sentido, una compañía con buenos beneficios, pero que gane menos que el año anterior, tendrá mucho menos valor que otra que experimente un ligero crecimiento constante. Para aumentar la facturación y los beneficios puedes ofrecer a tus clientes productos o servicios relacionados, convertir su inversión en un pago recurrente vía una suscripción o similar, o por ejemplo recortar gastos estructurales innecesarios.

4.- Reducir Deudas: No solo los beneficios aumentarán el valor de la empresa, cualquiera que sea el método de valoración usado, siempre acaba restando el importe de las deudas pendientes de devolución o pago del valor de la compañía, por tanto cualesquiera operaciones que podamos realizar para reducir el endeudamiento a largo o a corto plazo aumentara directamente el valor de la empresa.

5.- Capital circulante mejorado: hemos comentado que reducir las deudas aumenta el valor financiero de la empresa, reducir la necesidad de capital circulante aumentará la generación del flujo de caja y por tanto reducirá deudas o aumentara excedentes, en todo caso mejorará seguro el valor de la compañía.

Para mejorar el capital circulante tienes muchas opciones, puedes negociar mejores términos de pago con proveedores y/o distribuidores, recortar los plazos de cobro de clientes,  o reducir el inventario en stock que no es imprescindible, etc.

 

Si quieres conocer y aumentar el valor de tu empresa pensando en una posible venta, VSCapital te ayuda en el proceso. ¡Contáctanos y estaremos ayudándote cuanto antes!

Carles Ventura Puig,  Barcelona,  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.