La continuidad de la PYME familiar ¿Sucesión interna o vender la empresa?

La continuidad de la PYME familiar ¿Sucesión interna o vender la empresa?

Uno de los mayores retos que debe superar una PYME a lo largo de su trayectoria es la sucesión interna. No es un tema fácil, ya que además de aspectos objetivos, en la empresa familiar intervienen cuestiones sentimentales.

Cuando se plantea la sucesión de la dirección o de la propiedad de la empresa, hay cuatro posibilidades básicas: sucesión a favor de un miembro de la familia, sucesión a favor de un ejecutivo externo, la venta de la empresa, o finalmente el cierre del negocio (una última opción que hay que tratar de evitar siempre).

Para decidir la mejor opción posible y para obtener el resultado más adecuado para la empresa, todo proceso de sucesión empresarial debería seguir una planificación rigurosa y profesional.

El documento que se debe utilizar para tal propósito es el Plan Estratégico de Sucesión Empresarial. Planificar la sucesión es clave para la continuidad del negocio. Como dijo el famoso consultor de negocios Peter Drucker, “que los buenos negocios de hoy no nos impidan los mejores negocios de mañana”. 

¿Por qué es tan importante un plan de sucesión empresarial?

Preparar la sucesión de la empresa, o su posible venta, es una acción preventiva, y según aconsejan todos los grandes consultores es la manera más adecuada de salvaguardar el patrimonio, el know-how del negocio y el legado conseguido a lo largo de los años. 

La previsión es la mejor forma de evitar conflictos familiares y generar certezas entre los empleados, proveedores, clientes y todos aquellos terceros interesados en el funcionamiento de la compañía.

Un buen plan de sucesión empresarial aporta los siguientes beneficios:

1.- Personas más comprometidas. De la aplicación y comunicación de un plan de sucesión surgen empleados más implicados en el día a día de la empresa y con una mayor capacidad de aportar nuevas ideas.

2.- Revisión de procesos internos. Un plan de estas características favorece una vigilancia constante de los procedimientos, procesos, perfiles y responsabilidades de los puestos de trabajo, indirectamente mejorando así los productos o servicios ofrecidos al cliente, y por tanto el desarrollo de la empresa en general. 

3.- Mejor reputación. Contar con un plan de sucesión explícito y comunicarlo interna y externamente mejora la percepción de la empresa de cara a clientes y a empleados, mostrando una organización sólida y bien estructurada. 

4.- Empleados y directivos más motivados. La seguridad en la continuidad de la empresa favorece que el capital humano de alto nivel permanezca en la organización, y lógicamente contar con profesionales con una alta motivación es muy bueno para los objetivos de la empresa

A todo esto hay que añadir que un proceso de sucesión empresarial, sea interno o dirigido a contratar a directivos, o a buscar inversores externos y vender la empresa, no hay que iniciarlo cuando el líder se retira de la empresa, sino que hay que planificarlo con tiempo. Se calcula que una sucesión exitosa dura entre 3 y 5 años.

 

¿Cómo elaborar un plan de sucesión? 

Un plan de sucesión puede construirse de diferentes formas, pero todos tendrían que contar con los siguientes aspectos:

1.- Reconocimiento de los puestos críticos

Hay que localizar cuáles son los puestos de trabajo con una especial responsabilidad ocupados por miembros de la familia,  para saber cuándo empezar a planificar una posible substitución. 

2.- Identificación de los perfiles deseados

Una vez que se tenga claro cuáles son los puestos de trabajo críticos, ocupados por miembros de la familia o no, hay que buscar los candidatos objetivamente más indicados para desarrollar estos puestos de trabajo.

3.- Previsión de bajas

Para asegurar la continuidad de un negocio hay que saber ver con antelación, en la medida de lo posible, cuando se van a jubilar o marchar algunos de los propietarios y los directivos de la empresa, miembros de la familia o no. De esta manera se puede superar mejor una marcha y sustituirla por el mejor candidato para el puesto. 

4.- Examen de los directivos

La sucesión más efectiva de los puestos de trabajo sensibles es la que se consigue con talento interno, y para ello hay que construir un plan de carrera efectivo. Y medir el rendimiento de los trabajadores, familiares o profesionales, para así descubrir cuáles son las personas y áreas que tienen más potencial de mejora y poner los medios para conseguirlo. 

Para que este plan no se quede en el olvido y se aplique, hay que establecer hitos y un calendario que indique cuál es el camino a seguir y las distintas paradas. 

Si después de estudiar el plan de sucesión, se decide que la mejor opción es vender la empresa, entonces hay que buscar asesoramiento experto para tal proceso. 

En VSCapital somos expertos en el asesoramiento a PYMES y en la venta de empresas, te ofrecemos todo el apoyo que necesitas para que puedas lograr tus objetivos.

 

Contáctanos sin compromiso para aclararte cualquier duda sobre el proceso de compraventa de una empresa o negocio.

Ventura Smart Capital,  Barcelona,  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.