¿Qué valor económico tiene una empresa?

¿Qué valor económico tiene una empresa?

Muchos empresarios se preguntan qué valor puede tener su empresa, evidentemente hablamos del valor económico o financiero de la empresa, puesto que el valor “sentimental” que personalmente podamos tener por una empresa, negocio o proyecto, simplemente no es mesurable, o por decirlo de otra forma “no tiene precio”….

Una Valoración financiera es un análisis especializado que proporciona un valor cuantitativo razonado de la empresa, según una serie de criterios económicos y financieros objetivos y ampliamente reconocidos.

Generalmente nos interesa saber el valor económico pensando en una posible venta de la compañía, en un próximo plazo de tiempo o en un futuro más o menos lejano, pero una valoración de la empresa debe realizarse también por diferentes motivos:

Posible Venta de la empresa

Fusión o negociación similar con otra compañía

Entrada de un nuevo socio en el capital 

Reestructuración del accionariado, ampliación o reducción de capital.

Comparar adecuadamente la empresa con otras del mismo sector o actividad.

Evaluar periódicamente y de forma objetiva la evolución de la empresa.

Un buen profesional  realizará una valoración personalizada, aplicando los métodos internacionales muy conocidos, pero totalmente adaptados a cada caso concreto, ya que no hay dos empresas iguales, y contando siempre con la información interna de la compañía para recoger todo el valor posible del negocio.

Conviene utilizar simultáneamente varios métodos para asegurar la coherencia económica de la valoración y de los datos financieros utilizados, los métodos que nosotros usamos son:

Valoración por Descuento de Flujos de Caja (DCF)

Valoración por Múltiplos del EBITDA

Valor Patrimonial Contable Ajustado

También consideramos la información extra-contable que puede aportar muchísimo valor a la empresa, como nuevos contratos, innovaciones en curso, mejoras de calidad, etc., que no aparecen en una valoración financiera limitada y más o menos automatizada.

Pero hay que diferenciar claramente entre Valor y Precio, ya que el valor es una medida del patrimonio, actividad y resultados esperados de la empresa, y el precio es lo que se paga por esta empresa.

En palabras de Warren Buffet (inversor millonario), “El precio es lo que pagamos, y el valor es lo que obtenemos”. Por tanto, un inversor sólo comprara nuestra empresa si tiene claro que el valor que va obtener con ella es mucho mayor que el precio que va a pagar.

Pensando a más largo plazo, valorar la empresa de forma periódica mediante profesionales externos e  imparciales es una forma objetiva de validar y contrastar la estrategia seguida por la dirección, y facilita ver puntos críticos y actuaciones a realizar para mejorar los resultados y el valor futuro de la compañía.

Lo que nos lleva a otra interesante pregunta: ¿cómo puedo aumentar el valor futuro de mi empresa?

Sobre este motivador propósito hablaremos abundantemente en siguientes artículos.

 

Escrito por:          Carles Ventura Puig,  Barcelona, 06/12/2019