Situación Legal en la era Covid19

Situación Legal en la era Covid19

La pandemia del Covid-19 nos ha llevado a otra crisis económica en el siglo XXI. Todos los sectores se han visto afectados y no tiene vuelta atrás.

Si eres observador se detecta una gran desinformación y a su vez sobreinformación que nos desorienta y nos colapsa en ciertos aspectos. Los medios de comunicación habituales contribuyen a la misma causa y filtran información incluso para ayudar a los gobiernos a controlar la situación.

Nuestro mundo ya ha cambiado.

El Covid-19 ha cambiado nuestra sociedad y sus efectos son desconocidos, tanto a nivel profesional como a nivel personal. Un ejemplo evidente es el teletrabajo, mayoritariamente a través de las videoconferencias, donde ya existían, pero no tenían el uso masivo. La prestación de los bienes y servicios están cambiando su valor en estos momentos. 

Intuyo que la crisis será larga y con varias fases dependiendo del país y región dónde nos encontremos ubicados.

Debido a ello las formas de entender los negocios y las empresas cambiará a gran velocidad, y por ello es muy importante, prepararse en la medida de lo posible para anticiparse al futuro inmediato. 

Habrá sorpresas y oportunidades para las empresas más creativas y rápidas en implementar sus ideas y captar la necesidad del momento.

Cambio de Paradigma

Para tener éxito en lo que hacemos en estos momentos debemos apoyarnos en los trabajos colaborativos de todo tipo, en definitiva, en el grupo.

Es esencial entender este concepto.

Creo que es la hora de colaborar más entre nosotros para prevenir los diversos escenarios que nos encontraremos, evitar problemas y en todo caso resolverlos mejor con la referida colaboración.

Las Empresas

Sabemos por experiencia que las empresas de reducida dimensión se adaptan mejor y más rápidamente a los cambios.

Las decisiones y su implementación suelen ser rápidas porque sólo hay un nivel de distancia jerárquica entre ellas (el que toma la decisión y el que la lleva a la acción -práctica-). 

Emprendedor-Empresario Individual

Es muy importante y decisivo para su supervivencia que el emprendedor persona física que ya parte en desventaja con respecto a la forma societaria por la forma jurídica, recupere la desventaja. Y la desventaja se llama riesgo jurídico y su responsabilidad económica.

En este supuesto el empresario responde de todas las deudas contraídas en el desarrollo de la actividad de forma ilimitada y con todo el patrimonio presente y futuro, incluso el particular.

También podríamos añadir las responsabilidades fiscales dónde la sociedad tiene mayores ventajas.

En la actualidad una sociedad de nueva creación que realice actividad económica tributará, en el primer período impositivo en que la base imponible resulte positiva y en el siguiente, al tipo del impuesto de sociedades del 15 %, y en los siguientes al 25 %.

Si este empresario tiene un negocio con una cierta antigüedad, por tanto ya conoce las obligaciones formales - fiscales, contables y de la Seguridad Social-, nada más le falta subir un nivel y transformarse en sociedad mercantil.

Con ello limitará su riesgo jurídico y su responsabilidad económica a sólo al patrimonio que tenga la sociedad, ergo protegerá su patrimonio particular.

Voy a poner un ejemplo para ilustrarlo mejor: una empresa que su forma jurídica es de empresario individual y se dedica a las artes gráficas. Vamos a situar su sede en Barcelona y su mercado es local/provincial .

Si se queda cómo en la actualidad (empresario individual), su riesgo jurídico y responsabilidad económica son absolutos; y dependiendo de las circunstancias personales (régimen matrimonial) puede afectar a su cónyuge y a toda su familia.

Pongamos como supuesto que una noche se produce un cortocircuito en sus instalaciones y se incendia su local o nave. 

Sufre cuantiosos daños en la maquinaria, en productos manufacturados y además debido a los productos almacenados provoca que el incendio se extienda a sus vecinos (locales, naves) por no tener un mantenimiento óptimo. Ahora me diréis que el empresario de Barcelona tiene un seguro que le cubre muchos riesgos (habituales según la prima que se haya pagado), pero permíteme exponerte varias cosas que el empresario debería hacer de forma urgente:

a) Deberá hacer un parte del siniestro a su compañía de seguros.

Que investigará el siniestro, sus causas y realizará un informe pericial exhaustivo dónde después de examinar la póliza de seguros mencionará los importes de los daños desglosados por partidas (daños al local, a las mercaderías o existencias, daños a los vecino, etc.). Es conveniente que requiera del asesoramiento de un abogado.

Tomamos un ejemplo simplificado con una cuantía global de los daños tasados en 450.000€. 

b) Si el siniestro tiene cierta relevancia económica, el empresario individual se puede encontrar con varias dificultades y tener que tomar varias decisiones trascendentes en poco tiempo (las derivadas del informe del seguro; el tener que cambiar de ubicación y comprar o arrendar maquinaria para seguir trabajando; la pérdida de clientes; la indemnización de los trabajos en curso, etc.).

c) El siniestro puede acabar bien (óptimo) –accidente fortuito y la aseguradora se hace cargo de la mayoría de los conceptos e indemnizaciones - y con pocas pérdidas para el empresario.

Pero casi siempre tendrá que afrontar conceptos y cuantías no previstas. Del ejemplo del apartado a) de 450.000€, la aseguradora pongamos se hace cargo del 90% de dicha cifra, es decir 405.000€.

El empresario deberá asumir la cantidad de 45.000€

d) Puede también ocurrir un término medio –accidente fortuito-. La aseguradora se hará cargo de por ejemplo el sesenta por ciento de los daños e indemnizaciones. 

Del ejemplo del apartado a) de 450.000€, la aseguradora pongamos se hace cargo del 60% de dicha cifra, es decir 270.000€.

El empresario deberá asumir la cantidad de 180.000.

e) Y también ocurrir un término malo – accidente con negligencia grave del empresario-.

La aseguradora NO se hará cargo de la mayoría de las cantidades de los daños y las indemnizaciones.

Del ejemplo del apartado a) de 450.000€, la aseguradora pongamos se hace cargo del 10% de dicha cifra, es decir 45.000€.

El empresario deberá asumir la cantidad de 405.000€.

Todas las cantidades que pagaría el empresario en estos supuestos son imprevistos y los puede tener o no en su entidad de crédito para hacer frente a dichas responsabilidades imprevistas.

No me voy a extender a lo que debería hacer ese empresario de Barcelona, pero tendrá que atender las reclamaciones de sus nuevos acreedores.

Si el empresario no llega a un acuerdo amistoso con ellos, acabará en los juzgados con diversas reclamaciones derivadas del siniestro. Si el resultado no le es favorable deberá responder con su patrimonio personal. La empresa está en la UVI o se ha perdido. Eso significa que puede perder todo o parte de lo que tiene (casa, muebles, vehículos, depósitos..) y que su vida profesional/personal cambie al 100% en un abrir y cerrar de ojos.

Si este mismo empresario y en las mismas circunstancias tuviera una sociedad limitada (S.L.), afrontaría su responsabilidad sólo con los bienes de la sociedad.

 

Celso Sans es Abogado, con experiencia profesional de 38 años de ejercicio donde ha asesorado a todo tipo de sociedades y empresarios de diferentes sectores y actividades. Esta colegiado en el colegio de abogados de Barcelona (ICAB).

Puedes contactar con él en la dirección de correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.o mediante el formulario de contacto de nuestra web: www.vscapital.cat

 

Celso Sans Letosa,  Barcelona,         www.vscapital.cat